Indica el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española que “pobre” es aquel ser humano que carece de lo necesario para vivir. Hay una forma de llevar la pobreza que me produce cierta envidia. La pobreza elegida, donde todo sobra y nada es indispensable, se me antoja a veces la ausencia de ataduras, de ritmos, de calendarios, de tiempo. Es dejar de sentir al tiempo como un enemigo al que seguir para deshabitarse de guiones prestablecidos y sentarse a ver pasar las horas sin turbarse. Hay pobres que son mucho más pobres que los que no tienen nada. Son los pobres de mente, los que viven creyendo ser lo que no son y se visten de mentira cada día. La moda, como cualquier otra disciplina patológicamente sublimizada, rebosa de pobres. Lo lamento pero cuando toco ciertos temas me abandona la ductilidad. Pobres son los que se sienten ombligo, los que creen que ejercen una profesión que realmente tiene alguna importancia. Pobres son los que esconden sus complejos con una superioridad insoportable y nos ven a los que trabajamos en el sur como vasallos que no saben vivir sin auriga. Pobres son los que, siendo del sur, piensan sin duda que los que vienen de fuera son mejores y más capaces. Estos pobres son frecuentes en nuestra tierra, donde el complejo es congénito.

Pobres son los que van por libre porque se sienten únicos y no se dan cuentan de que los grandes que se unen a los pequeños o diferentes lo hacen desde la certeza indeleble de su grandeza. Pobres de la moda son los que copian sin pudor y para colmo justifican el hurto en base al seguimiento de las tendencias. Qué pobre más pobre hay que ser para sentirse al margen de lo prosaico cuando sin duda su ropa terminará sus días en un contenedor de basura con la etiqueta arrancada. Mis pobres de Portugal son pobres de solemnidad, pobres serenos que encima saben combinar sus ajadas prendas con estilo, cosas que los otros pobres no alcanzan a soñar.

3 thoughts on “Pobres”

  1. Completamente de acuerdo con usted. Viendo su trayectoria profesional entiendo que trabaja en moda. No sé lo que se habrán creido algunos diseñadores. Hacer ropa no tiene la más mínima importancia. Hay mucho pobre de espíritu por ahí suelto. Tenga paciencia. Su blog es muy talentoso. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *